Inicio
MEN
Inicio
Alba - Scotland
Comer y Beber
Conducir
Contacto
Diario de viaje
El Buscador
El Clima
Foro
Enlaces de Escocia
Otros enlaces
REGISTRATE...
Usuario

Clave

Recordarme
Olvid su clave?

Edimburgo, lunes 2 de Mayo de 2005 PDF Imprimir Correo electronico


 CANTABRIA - ESCOCIA
 
Comienza el viaje. Son las 5 de la madrugada y emprendemos camino hacia el aeropuerto de Bilbao, de donde sale nuestro vuelo de Iberia a las 9:55 de la mañana. A pesar del madrugón (necesario por otra parte, ya que al ser un vuelo internacional hay que estar en el aeropuerto dos horas antes de la salida del avión para realizar las gestiones oportunas), se notan los nervios y la felicidad en nuestros rostros, por todas las nuevas emociones que se avecinan. Tras un ligero desayuno en el aeropuerto y los paseos por el interior del mismo para hacer tiempo, sale nuestro vuelo a la hora fijada con una puntualidad que nos deja asombrados después de las experiencias que se oyen con esto de los vuelos.

Después de 1 hora y 45 minutos de vuelo de vuelo llegamos a las 10:40 hora británica (una hora menos que en España) al aeropuerto de Heathrow, el vuelo sin problemas, alguna turbulencia menor muy puntual, que acrecienta si cabe nuestros miedos al ser la primera vez que volamos en avión. Debido a la inexperiencia con los viajes internacionales, nos quedamos asombrados con las dimensiones del aeropuerto y con movimiento de gente que tiene. Pasillos enmoquetados interminables, miles de puertas y direcciones a seguir, todo el mundo corriendo de aquí para allá, tiendas, cafeterías, restaurantes, centros comerciales, etc., alucinante.

 
                                      Foto 1 - 18 Royal Terrace



                                    Foto 2 - 18 Royal Terrace
Bueno pues allí esperamos hasta la hora de salida de nuestro transbordo 11:50, un vuelo de la British Airwais que nos llevará directamente a Edimburgo. Durante la espera decidimos comer algo y probamos suerte con unos sándwich pero preferimos no hacer comentarios, lo mejor es llevarse un bocata de casa ya que además de ser mas económico, resultará mucho mas sabroso. Llegado el momento del embarque, donde coincidimos con varios compatriotas, el avión sale a la hora indicada y emprendemos el vuelo hacia Edimburgo, que durará 50 minutos.

Por fin estamos en Escocia, son las 2 de la tarde y después de esperar para recoger los equipajes, nos dirigimos a la oficina de Avis con la que habíamos reservado el alquiler del coche. Nos atendió una mujer no muy agradable la verdad, no debía ser su mejor día, es nuestro primer contacto con el idioma después de las clases de ingles del lejano instituto y no se la entiende muy mal para ser escocesa, por aquello del acento tan especial que tienen y que poco después íbamos a descubrir. Una vez rellenados todos los formularios y de haber plasmado un montón de firmas nos entrega las llaves, un plano de Edimburgo que le pedimos y nos da las indicaciones para coger el coche, a todo le decimos que si mas que nada por las ganas de llegar al hotel y empezar a disfrutar del viaje.

Al salir a la calle, ni idea de lo que nos dijo y preguntamos a un señor que estaba en una cabina, pero peor todavía, ese si que era escocés, al final preguntamos a otro señor en una parada de autobús y al que entendimos mejor y nos dice que, esperemos al siguiente autobús (gratuito) que nos acercará al aparcamiento junto al aeropuerto en el que están todas las agencias de alquiler para recoger el coche. 

Una vez en la zona de Avis nos dan un Ford Focus de gasolina, al sentarnos en el coche miramos todo y nos fijamos que no haya nada raro para evitar posibles problemas, viendo que todo está correcto, nos dirigimos al hotel en el que nos alojaremos los próximos tres días. Nos adentramos sin dificultad en Edimburgo y después de un rato de calles, cruces y semáforos, llegamos a nuestro destino.

Es el Royal Terrace, muy bonito y algo caro, situado en Calton Hill en la 18 Royal Terrace muy próximo al Holyrood Palace mapa. La calle donde está situado es la típica de casas victorianas con las puertas de entrada cada una de un color, muy bonito. (Ver fotos 1 y 2)



Después de hacer las gestiones en recepción subimos a la habitación, muy bonita, con vistas a los jardines del hotel, dejamos las maletas y decidimos ir a dar un paseo por la ciudad. 

Nada mas salir de Royal Terrace (ver foto 3) nos topamos con un monumento de la ciudad, se trata del Nelson Monument (ver foto 4).

Nos vamos adentrando en la zona antigua que nos queda muy próxima, atravesamos el North Bridge (ver foto 5) que nos lleva a la Royal Mile. Esta calle es la arteria principal de la zona vieja de Edimburgo, llena de reclamos turísticos, como tiendas de whisky, ropa de pura lana escocesa, tabernas, restaurantes, etc. Nada mas llegar a la Royal Mile nos topamos con la imagen mítica escocesa que tanto ansiaba y que se repetirá durante el viaje, un gaitero !!! (ver foto 6). 

En la zona alta, donde se acaba esta calle se encuentra el castillo de Edimburgo (ver foto 7 - en la foto el castillo queda detrás, lo que se ve es el comienzo de la Royal Mile) en el que no podemos entrar ya que son mas de las cinco de la tarde y por allí a partir de esa hora es cuando se cierran todos los recintos públicos como museos, castillos, etc., así que decidimos ubicar un poco los lugares que visitar para verlos mas detenidamente al día siguiente.

Después de hacer las gestiones en recepción subimos a la habitación, muy bonita, con vistas a los jardines del hotel, dejamos las maletas y decidimos ir a dar un paseo por la ciudad. Nada mas salir de Royal Terrace nos topamos con un monumento de la ciudad, se trata del Nelson Monument. Nos vamos adentrando en la zona antigua que nos queda muy próxima, atravesamos el North Bridge que nos lleva a la Royal Mile. Esta calle es la arteria principal de la zona vieja de Edimburgo, llena de reclamos turísticos, como tiendas de whisky, ropa de pura lana escocesa, tabernas, restaurantes, etc. Nada mas llegar a la Royal Mile nos topamos con la imagen mítica escocesa que tanto ansiaba y que se repetirá durante el viaje un gaitero !!!. En la zona alta, donde se acaba esta calle se encuentra el castillo de Edimburgo (en la foto el castillo queda detrás, lo que se ve es el comienzo de la Royal Mile) en el que no podemos entrar ya que son mas de las cinco de la tarde y por allí a partir de esa hora es cuando se cierran todos los recintos públicos como museos, castillos, etc., así que decidimos ubicar un poco los lugares que visitar para verlos mas detenidamente al día siguiente.

Bajamos por el mismo camino y pasamos otra vez por el museo del Whisky (ver foto 8) que también visitaremos otro día y volvemos a pasar de nuevo por el Deacon Brodie (ver foto 9), donde paramos a tomar unas pintas en esta taberna tan famosa de Edimburgo, situada un poco mas abajo del castillo. Para cenar nos decantamos por un Pizza Hutt y finalmente volvemos al hotel, el día ha sido muy largo y después del madrugón que nos dimos por la mañana y de tantas nuevas emociones a la vez, nos vamos a dormir muy cansados, al día siguiente tendremos muchas cosas que ver.
 
                        Foto 3 - Saliendo del Royal Terrace




                                 Foto 4 - Nelson Monument





 
                          Foto 5 - Vista desde North Bridge


                     Foto 6 - Highland Piper
 
                Foto 8 - Museo del Whisky

 
                      Foto 7 - Frente al Castillo de Edimburgo

                              Foto 9 -  Royal Mile - Deacon Brodie

 
Siguiente >
ENCUESTA
Escocia es para t...