Inicio
MEN
Inicio
Alba - Scotland
Comer y Beber
Conducir
Contacto
Diario de viaje
El Buscador
El Clima
Foro
Enlaces de Escocia
Otros enlaces
REGISTRATE...
Usuario

Clave

Recordarme
Olvid su clave?

Aberdeen, domingo 8 de Mayo de 2005 PDF Imprimir Correo electronico


 PITLOCHRY - ABERDEEN

Recogemos todo el equipaje y después de desayunar nos vamos algo trsites por abandonar un lugar y un hotel tan bellos.Decidimos coger la carretera que va hasta el Loch Rannoch, el día ha amanecido bastante gris y el paisaje que podemos ver hasta el lago es muy bonito con mucho bosque y ríos con abundantes cascadas, también se ven un montón de ovejas (ver foto 1) como es habitual y normal esto Escocia. Tomamos unas fotos en el lago y regresamos la carretera comarcal paralela a la A9 que va hacia Pitlochry para acercarnos a las Bruar Falls no sin antes aprovechar que hay que pasar por el Queen´s View y divisar por última vez el horizonte sobre el Loch Tummel, qué maravilla !!!

                        Foto 1 - Ovejas junto al Loch Rannoch


                        Foto 2 - Bruar Falls
Llegamos a las Bruar Falls (ver foto 2). Junto a la carretera encontramos una especie de pequeño centro comercial en mitad del campo con un gran aparcamiento donde hay tiendas de ropa de lana y cashmere, floristerías, tiendas con productos típicos como mermeladas, miel, pastas de te, whisky, etc. Para acceder a las cataratas dejaremos el coche en el aparcamiento y atravesaremos el centro de tiendas para acceder a la pista que inicia la ruta por las Bruar Falls. Es un recorrido muy bonito, lleno de cataratas y mucha vegetación. Debido a que tenemos que partir hacia Aberdeen y el viaje es muy largo, hacemos el recorrido hasta un puente (ver foto 3) donde sacamos unas fotos y nos volvemos (ver foto 4). La caminata debe ser mucho mas larga, pero ya que no disponemos de mucho tiempo prometemos volver algún día y hacer la ruta al completo para apreciar en su plenitud esta verdadera maravilla que recomendamos visitar, eso sí, con tiempo y ganas de andar.

Para ir a Aberdeen tenemos que pasar de nuevo por Pitlochry y aprovechando que hay varias tiendas de material de montaña y como si de una premonición se tratase decidimos comprar algo de ropa de abrigo en vista del frío que hemos pasado días anteriores, ropa que nos va a venir muy bien mas adelante. Nos está costando marcharnos de este pueblo encantador (ver foto 5), parece como si estuviéramos buscando excusas para permanecer algunos minutos más.

Emprendido el viaje definitivamente hacia Aberdeen tomamos la carretera A9 hasta Perth y así aprovechamos para hacer unas cuantas visitas. Por el camino, cerca de la carretera A912 nos encontramos un castillo abandonado que están rehabilitando para su próxima apertura, se trata del Balvaird Castle (ver foto 6), al no poder acceder a él, sacamos una foto y continuamos el camino hacia Fackland.

Llegamos al lugar indicado donde se encuentra el Fackland Palace (ver fotos 7 y 8). A la entrada del palacio nos reciben dos personas ataviadas con trajes de época, aquí hay que pagar ya que pertenece al The National Trust for Scotland. El palacio es muy bonito, con unas habitaciones y estancias muy bien conservadas y muy bonitas. En todas las estancias los guías están vestidos con trajes de la época, lo que hace que parezca que has viajado en la máquina del tiempo. El palacio tiene una capilla integrada dentro del mismo. También tiene una parte en ruinas debido a un incendio y destacar los jardines (ver fotos 9, 10 y 11), no se si fue por el día tan soleado y por coincidir en plena primavera, pero los jardines son unos de los mas bonitos del viaje, espectaculares, muy bien cuidados y de grandes dimensiones.

Terminamos la visita y seguimos viajando hacia Aberdeen, para aprovechar el camino visitamos todo lo que está cerca de nuestra ruta, en este caso hacemos la parada de la comida y nos comemos unos sándwich  en el aparcamiento del palacio que vamos a visitar. Quizás uno de los que menos nos gustó interiormente, mucha muñeca de porcelana y juguetes, hasta conservan mechones de pelo de los niños que aparecían en las fotos, en fin un poco tétrico la verdad. Se trata del Kellie Castle (ver foto 12), exteriormente es bonito, los jardines no son nada del otro mundo mas bien escasos. En una de las estancias había un guía algo mayor que hablaba un poco de español y el hombre se esforzaba de verdad por mostrarnos todo lo que allí había, un señor muy agradable.

Otra vez cogemos el coche para dirigirnos hasta la ciudad donde se inventó el golf, se trata de St. Andrews, no tardamos mucho en llegar, unos 25 minutos. En cuanto nos acercamos a la zona podemos ver un montón de campos de golf, lo que nos llama la atención es que no tienen muros o cualquier elemento que delimite el recinto, muy al contrario, la gran mayoría están situados junto a la carretera y cualquiera puede coger los palos y empezar a jugar. Según cuenta la leyenda, los campos de golf tienen 18 hoyos, porque con una botella de whisky se pueden llenar 18 vasos.

El día se ha oscurecido un poco, ha comenzado a llover, pero el recorrido es muy bonito, la carretera va paralela a la costa y se ven unos paisajes marítimos muy bonitos, además de los campos de golf. Llegamos por los pelos a St. Andrews para sacar los tickets y visitar las ruinas de la catedral (ver fotos 13 y 14) y las ruinas del castillo (ver foto 15) próximo a las ruinas de la catedral. Con los tickets sacamos también unas fichas para subir a la torre que hay en las ruinas de la catedral, desde lo alto se pueden ver unas imágenes muy bonitas de toda la ciudad con las ruinas de la catedral a nuestros pies (ver fotos 16 y 17), merece la pena subir la angosta escalera que lleva a lo alto de esta torre.

Terminamos la visita a St. Andrews y nos dirigimos al Aberdeen, son las 6 de la tarde como nos queda un rato de viaje nos vamos al hotel. En cuanto nos acercamos a Aberdeen se oscurece el cielo y empieza a caer un chaparrón de miedo, se nos hace de noche lo que nos dificulta todavía mas el movernos por la ciudad y encontrar el hotel. Antes de ir hacia el hotel, paramos en un gran centro comercial, cenamos en un McDonald´s y preguntamos por el hotel, pero nadie parece saber donde está, así que después de unas cuantas vueltas siguiendo el mapa encontramos el hotel.

Aberdeen es la única ciudad que nos decepcionó de todo el viaje, quizás fue por el malísimo hotel que nos contrató la agencia y por el mal tiempo que nos hizo mientras estábamos allí, todo el tiempo lloviendo y bastante frío. Si hubiéramos optado por un B&B seguramente todo lo hubiésemos visto de otra manera. El hotel está a las afueras de la ciudad pero no muy lejos, es el típico hotel de paso para comerciales, próximo al aeropuerto, el servicio de cafetería es malísimo y las habitaciones necesitan una mejora importante. Por si te interesa saberlo se trata del Britannia Hotel Aberdeen, no vayas nunca !!.

Algo mosqueados y tristes por el cambio que hemos experimentado entre el Atholl de Pitlochry y este antro, decidimos quedarnos y dormir para madrugar al día siguiente y aprovechar para visitar mas cosas, al fin y al cabo sólo serán tres días.



                                Foto 6 - Balvaird Castle


 
                         Foto 3 - Puente en Bruar Falls


                         Foto 4 - Paisaje de Bruar Falls



                                     Foto 5 - Pitlochry


  
                                     Foto 7 -  Fackland Palace  


 
                          Foto 8 - Fackland Palace
  
                       Foto 9 -  Jardines del Fackland Palace


 
                      Foto 10 -  Jardines del Fackland Palace
 
                Foto 11 -  Jardines del Fackland Palace 


 
                          Foto 12 - Kellie Castle
  
               Foto 13 -  Ruinas de la Catedral de St. Andrews


 
                Foto 14 - Ruinas de la Catedral de St. Andrews
   
                  Foto 15 -  Ruinas del castillo de St. Andrews


 
                Foto 16 - Vistas de las ruinas de St. Andrews
  
                    Foto 17 -  Vista panorámica de St. Andrews

< Anterior   Siguiente >
ENCUESTA
Escocia es para t...