Inicio
MEN
Inicio
Alba - Scotland
Comer y Beber
Conducir
Contacto
Diario de viaje
El Buscador
El Clima
Foro
Enlaces de Escocia
Otros enlaces
REGISTRATE...
Usuario

Clave

Recordarme
Olvid su clave?

Ballaculish - Edinburgh, martes 17 de Mayo de 2005 PDF Imprimir Correo electronico


 BALLACHULISH - EDINBURGH 

El anteúltimo día del viaje. Desayunamos, tomamos las últimas imágenes del interior del hotel (ver fotos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10) y después de rellenar una pequeña encuesta nos dirigimos a el punto de partida de este viaje, Edinburgh. Según salimos de la zona de Fort William en dirección a Glasgow, descubrimos los paisajes montañosos mas alucinantes de todo el viaje, esta zona es ideal para hacer senderismo y hacemos la promesa que en nuestro próximo viaje haremos unas rutas por estos lugares tan impresionantes. Durante todo el recorrido se repiten lugares ya visitados, recordamos con mucha nostalgia el volver a pasar por los lugares que visitamos al inicio de nuestro viaje, Callander, Doune, Stirling, etc.
 
                                  Foto 1 - Llave del hotel


                           Foto 2 - Hotel Ballachulish


                             Foto 2 - Hotel Ballachulish
Llegamos a la capital de Escocia, lo primero que hacemos es intentar acostumbrarnos de nuevo a circular por la ciudad, lo de conducir por la izquierda está mas que superado. Poco a poco fuimos adentrándonos en la capital, hasta llegar a la tienda donde habíamos encargado mi Highland Pipe, Kilberry. Al llegar vemos que ya tenían terminada y preparada aquella pedazo de gaita según lo acordado en su día, salvo que el artesano que la construyó, Dave Wardel no estaba y nos indicaron un pub cercano para comer y de paso esperar a que llegara Dave para tocarla un poco y escuchar el sonido marcial de la Highland.
El pub estaba muy bien y la comida también fue todo un acierto, no recuerdo su nombre pero estaba en Causewideside street, iba mucha gente de las oficinas y comercios cercanos a comer allí o simplemente a tomar algo. Después de una copiosa comida (nos pasamos un poco pidiendo, las raciones eran algo grandes) volvemos a la tienda y tal y como nos dijeron allí estaba Dave para entregarnos mi Highland Pipe, un sueño hecho realidad, comprados todos los accesorios como una maleta para la gaita, libros de aprendizaje y un par de cosillas mas, nos despedimos y nos dirigimos al hotel del primer día, el Royal Terrace Hotel.

De una manera casi innata y como unos edimburgeses más nos movemos como pez en el agua, conocemos muchas de las calles y llegamos al hotel sin ningún problema y a la primera !!.

Dejamos el coche en un parking situado en una transversal a la Royal Mile, nos vamos por dicha calle hacia Princes Street a hacer las compras de rigor para la familia, amigos y algún detalle para nosotros también. Después vamos a dejar las compras al hotel a dejar las compras, no nos tocó la habitación de los primeros días, eso ya sería tener mucha suerte, pero nos toca una habitación muy cercana y al pasar por la primera no dejamos de mirarla casi con lágrimas en los ojos.

En la habitación colocamos las cosas, preparamos las maletas para el regreso y repartimos la carga para que no tengamos que pagar por exceso de equipaje, terminada la organización de las maletas y salvada la tentación de coger la gaita y sacarle mis primeras notas, nos vamos a cenar al lugar donde nos recomendaron el segundo día y que tanto nos gustó, es el Standing Order.

Es durante la cena cuando ya hacemos un resumen del viaje, recordamos anécdotas y esperamos que podamos regresar dentro de no mucho tiempo para poder visitar todo lo que hemos dejado pendiente aunque por un lado la tristeza nos embarga, por otro lado nos reconforta la vuelta a casa, poder compartir todas estas vivencias en Escocia con nuestras familias y amigos.

Al volver al hotel y despedirnos de la ciudad hasta la próxima, volvemos a escuchar en aquel frío anochecer de Edimburgo la gaita gallega del chico que nos encontramos el segundo día del viaje frente al National Art Gallery. Nos reconoció y comentamos muy rápidamente nuestro periplo por las tierras de Escocia, el nos comentó que estaría unos meses mas y que estaba deseando de volver a León, que ya llevaba muchos meses fuera. Nos despedimos y nos fuimos al hotel a dormir, nuestra última noche en Escocia. Mañana no tendremos que madrugar mucho, el avión sale por la tarde por lo que daremos el último paseo por Edimburgo llenaremos el depósito del coche y para el aeropuerto.













              Foto 6 - Hotel Ballachulish
 
                Foto 8 - Hotel Ballachulish


 
                     Foto 14 - Hotel Ballachulish
  
                          Foto 15 -  Hotel Ballachulish


 
                        Foto 16 - Hotel Ballachulish
  
                         Foto 17 -  Hotel Ballachulish


 
      Foto 16 - Hotel Ballachulish

< Anterior   Siguiente >
ENCUESTA
Escocia es para t...